GLÁNDULA SUDORÍPARA APOCRINA

Porción secretora de una glándula sudorípara apocrina

Tinción: Hematoxilina-Eosina

Las glándulas apocrinas producen una secreción viscosa ligeramente lechosa. Estímulos como el miedo, la excitación sexual, entre otros, inducen la secreción de las glándulas apocrinas, de función desconocida en el hombre; glándulas similares actúan en los mamíferos como órganos odoríferos para la delimitación del territorio y la atracción sexual, mediante la producción de olores.

 

Las glándulas apocrinas se desarrollan como invaginaciones de la epidermis y son escasas en el hombre, aunque muy desarrolladas en muchos otros mamíferos. Son pequeñas e insignificantes en la infancia, pero se hacen más llamativas y probablemente funcionalmente activas tras la pubertad.

 

En el hombre, las glándulas apocrinas se concentran principalmente en la región perineal, alrededor del ano y los genitales, y en las axilas.

                            Células mioepiteliales

                            Células secretoras

                           

 

Glándulas apocrinas modificadas se hallan en párpados—glándulas de Moll—, en la piel areolar alrededor del pezón, y en el conducto auditivo externo, donde forman las glándulas ceruminosas responsables de la producción de la cera del oído.

 

Las glándulas apocrinas están formadas por:

         * Una unidad glandular secretora situada, como la de las glándulas ecrinas, en la dermis inferior o en la unión dermosubcutánea;

         * Un conducto más o menos recto, que desemboca en una unidad pilosebácea, cerca de la superficie, generalmente por encima de la entrada del conducto sebáceo.

 

La unidad secretora de una glándula apocrina está formada por una capa interna de células epiteliales cúbicas y una capa externa de células planas discontinuas, rodeadas por una membrana basal. Posee una gran luz. El conducto es similar a los conductos ecrinos, con una doble capa de epitelio cúbico.